SLIDER

lunes, 18 de julio de 2011

CINE CARRETAS




CINE CARRETAS en la calle del mismo nombre. No se necesitaban DARK ROOMS ni GLORY HOLES,ni SAUNAS existiendo EL CARRETAS. Abierto de 10 de la mañana a 12 de la noche, fue el refujio de parados mañaneros que salían en busca de empleo y aburridos de caminar sin rumbo por las calles de Madrid terminaban sentados en alguna de sus desvencijadas butacas, ya sin prisas, para tragarse la sesión doble. ! que pena ya no hay sesiones dobles en casi ningún cine. !

Antes de entrar por primera vez en este mítico cine, ya había oído hablar de él en alguna ocasión: EL CINE DE LOS MARICONES. Lo llamaban algunos "heteros". La verdad es que en aquella época debía haber muchos maricones, porque siempre estaba lleno, a cualquier hora del día. En mi recuerdo sigo llamándolo LA CATEDRAL. En la Catedral quedábamos muchos domingos por la tarde algunos amigos. Eramos una pandilla. Algunas veces nos llegábamos a juntar más de treinta "maricones" amigos para ir alguna tarde. Lo llamábamos "la Catedral" porque unas campanas anunciaban el fin de los descansos y porque era como un templo. El templo de la libertad sexual de aquellos duros años.
Bueno, pues cuando entré por primera vez en El ¨Carretas lo hice de la mano de un amigo de LA BUARDILLA DE JOSEP, otro lugar entrañable, del que escribiré en otra ocasión. Lo de entrar de la mano es literal pues yo estaba acojonado...recuerdo que me senté en la primera butaca que vi y no me moví de mi asiento en las más de cuatro horas de sesión. No recuerdo ni que películas ponían ese día, mi atención estaba centrada en el movimiento de butacas y de personas moviéndose por la sala. Erámos muy pocos los que no nos atreviamos a movernos. A mitad de la segunda peli noté una pierna apretándose contra la mía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA HORA DEL VERMUT