SLIDER

sábado, 3 de diciembre de 2011

Amor...la GH.

La ex gran hermana se somete a la terapia de 'La Caja Deluxe 4D' Amor:

Tuve que soportar muchos episodios de maltrato por parte de mi ex pareja"

*"Me agarró del cuello y no quiero acordarme de lo que me hizo, pensé que no lo contaba"
* "El día más feliz de mi vida fue el de mi operación de reasignación de sexo"
* "Si no hubiera podido operarme para ser una mujer completa, hubiera preferido morirme"

Amor, ex concursante de ‘Gran Hermano’, ha acudido a ‘La Caja Deluxe’ con la intención de superar sus traumas de la infancia y dar a conocer cómo es verdaderamente. La ex gran hermana ha narrado los episodios más traumáticos de su vida, como su mala relación con su padre tras contarle que quería ser una niña o su reasignación de sexo y, el más dramático de todos, el maltrato que sufrió a manos de su ex pareja y que la llevó a tocar fondo con tan sólo 21 años.

“Quiero desahogarme y explicar muchas cosas que la gente a lo mejor no entiende de mi vida”. Este es el motivo por el que Amor, ex concursante de ‘Gran Hermano’, ha entrado en ‘La Caja Deluxe 4D’.

Amor nació con el cuerpo de un niño, pero ella siempre sintió que era una niña, por lo que no dejó de luchar hasta conseguir ser lo que es, “una bella mujer”, pero el camino no le ha sido nada fácil. Estas complicaciones han hecho que, según ella, siempre se haya identificado mucho con las telenovelas y, sobre todo, con las protagonistas que hacían de “malas”:

“Mi vida es un poquito como una telenovela. Yo me identifico con las malas, porque son siempre las más guapas, las más llamativas. Las buenas eran guapitas, pero muy calladitas, por eso me gustan más las malas, porque son más arrolladoras, más como yo. Yo siempre fui muy echada para adelante, tenía mucho carácter y siempre me hacía respetar. Complejos no tenía ninguno, luego lo mismo llegaba a casa y me daba el bajón, pero de cara a la gente jamás”.

La ex gran hermana ha contado en ‘La Caja’ que siempre se hizo respetar y jamás dejó que nadie la pisara, pero para ello tenía una técnica un tanto peculiar:

“Yo era de mano fácil, si alguien me faltaba al respeto soltaba la mano. Me decían maricón o que dónde iba con esa ropa que se me marcaba el paquete, pero yo creo que lo que sentían era envidia hacia mí, por la cara y el cuerpo que tenía habiendo nacido chico. Casi siempre la envidia era por parte de las chicas. Siempre estaba a la defensiva, pero llegó un momento que me daba igual que me llamaran maricón, travelo o Manolo, porque sabía que lo hacían para herirme, no tenían otro argumento”.

Una infancia dramática y una difícil relación con su padre ‘La Caja Deluxe’ ha explicado a Amor el por qué de su atracción hacia las protagonistas “malas” de las telenovelas y la clave está en su dramática infancia. Para la ex gran hermana su familia lo es todo, pero el duro camino hacia la reasignación de sexo la han hecho enfrentarse con algunos de sus seres más queridos.

“Soy muy madrera y muy padrera, los quiero un montón. Mi madre lo ha sido todo para mí, todo, ella decía que era un culo inquieto, que siempre estaba bailando y que era muy atrevida. De pequeñita era muy artista, pero hay muy pocas fotos mías de pequeña, porque no me gusta verme como un niño. Las que hay son las que mi madre pudo rescatar, porque yo las quemé casi todas”,

explicaba Amor. La ex gran hermana continuaba explicándose:

“Los carnavales eran mi fecha favorita porque me podía vestir de niña. Me vestía de niña desde siempre, desde mi primer disfraz. Una vez mi madre compró dos disfraces, uno de súper héroe y otro de princesa, el de súper héroe se suponía que era para mí y el de princesa para mi hermana, pero yo cogí tal rabieta que al final me quedé el de princesa. Mi padre cuando estaba la gente delante se reía, pero no le hacía mucha gracia. Él siempre decía que un Romeira no podía ser maricón porque sino lo colgaba, mi madre le contestaba que si no me quería daba igual, porque ella sí que me quería. Ella le decía que él me estaba haciendo maricón, él replicaba que maricón se nace, pero los dos están equivocados. No soy maricón, soy una bella mujer”.

Estas primeras riñas de su padre por el comportamiento que tenía fueron aumentando. Cuando sus padres se separaron Amor prefirió irse a vivir con su padre para que no estuviera solo, pero tras cinco años de convivencia se marchó de casa dejándole una nota en la que le decía que, aunque lo quería mucho, no podía convivir con él. Amor se sentía cada vez más mujer y su padre no entendía lo que le sucedía, por lo que la relación se enfrió hasta que entró en el famoso reality:

“De pequeña me decían, ¿tú qué eres niña o niño? Yo me quedaba cortada porque no podía decir niña, tenía que decir niño. Mi madre cuando se lo conté me dijo que lo sabía desde el día que nací, pero mi padre se enteró de que yo realmente había cambiado cuando entré en ‘Gran Hermano”.

Debido a este distanciamiento, Amor recordaba con emoción el día que su padre la acompañó a una gala en la que ganó el premio ‘Baby Drag Queen’ con apenas diez años:

“Fue el día más bonito que yo he vivido con mi padre. Yo llevaba actuando cerca de dos años y jamás fue a verme a ninguna actuación. La gente estaba volcada conmigo, salía en las teles y periódicos, mi padre se sentía orgulloso y 'Aquí hay tomate' consiguió que fuera a verme a primera fila. Mi madre siempre iba y ese día me olvidé de ella, luego le pedí perdón, pero yo sólo podía ver a mi padre. Fue un momento muy bonito”.

Esta buena relación, que sufrió un fuerte distanciamiento, tanto que Amor estuvo años sin ver a su padre, “sólo me llamaba para felicitarme por mi cumpleaños”, acabó gracias a su entrada en ‘Gran Hermano’. Tras verla en televisión, su padre se dio cuenta de la necesidad de su hija por reasignarse el sexo y comenzó el acercamiento. Pasada la tempestad, Amor recuerda con gran cariño a su padre, por lo que no dudó en mandarle un mensaje desde ‘La Caja’:

“Papá, gracias por todo, gracias por ser como eres, porque te quiero como eres. Es verdad que te he echado en falta en los años que necesitaba una figura paterna, pero sé como eres, un poco cabezota, aunque en el fondo eres muy sensible. Te amo con toda mi vida, sé que no te gusta la tele, pero sabes que siempre te he pedido que me demostraras públicamente como ha hecho mamá que siempre estás ahí y que no vas a permitir que me pisen. Si pudiera volver atrás y elegir un padre te elegiría a ti. Te adoro”.

Para sorpresa de Amor, su padre entró por teléfono en ‘La Caja’ para decirle que no tenía que darle las gracias por nada, que es su padre, que está muy orgulloso de ella y lo más importante que la ama: “Te quiero hija mía”. Estas palabras fueron las más importantes para Amor:

“Me siento súper bien y súper feliz. Me encanta que haya entrado y que me trate en femenino más todavía”.

Bibiana Fernández, su ejemplo a seguir La madre de Amor confesaba a ‘La Caja’ que siempre estará agradecida a Bibiana Fernández porque, siendo su hija muy pequeña le contó que la actriz y colaboradora había nacido hombre, pero había luchado para conseguir ser lo que realmente sentía ser, y ver la felicidad que nació en los ojos de su hija al saber que ella también podía conseguir su sueño quedó grabado en su corazón.

“Cuando mi madre me dijo eso sentí que podía ser feliz cuando fuera mayor, porque lo que yo sentía no lo entendía. Recuerdo que cuando vi a Bibiana en la tele, siempre dije que de mayor iba a ser como ella. De ella me gusta todo, su carácter, su manera de ser, lo que ha luchado, lo que ha conseguido, es un ejemplo a seguir, totalmente. A mí me ha ayudado mucho a ayudar partes de mi vida que no era capaz de entender y le tengo muchísimo cariño”, comentaba Amor.

La ex gran hermana aseguraba también que, si por algo lleva siempre a Bibiana en su corazón, es por el sabio consejo que la actriz le dio: “

Me dijo, ‘niña, eres muy mona, muy guapa, eres una mujer completa, así que evita hablar del tema de los transexuales, no te encasilles, ya eres una mujer, a partir de aquí actúa como tal”.

El momento más feliz de su vida, su reasignación de sexo

“Disfruté muchísimo en ‘Gran Hermano’ porque fui como soy, no fingí, no hice ningún papel y no me arrepiento de nada. Lo más importante para mí es que me sirvió para financiar lo que soy, para pagarme la operación de reasignación de sexo y cumplir muchos sueños como bailar, cantar, ser conocida”, confesaba Amor.

La ex gran hermana contaba que, además de con las malas de las telenovelas, se identifica mucho con las mariposas,

“por la metamorfosis, fui una oruga y ahora soy una mariposa”.

Así es como ve su vida, en su etapa de oruga asegura que fue muy infeliz y que odiaba su cuerpo, sobre todo su pene, con el que jamás juró ni sintió una erección:

“Era terrible, sentía asco, odio, terror de mi pene, por eso desde que vi a Bibiana pensé en operarme, siempre decía que a los 18 me operaba y dicho y hecho. Entonces me sentí mariposa, me sentí libre, feliz, fenomenal. Si no hubiera podido operarme me muero, hubiera preferido morir”.

Tras la operación de reasignación de sexo tardó un mes y medio en “entregarse a un hombre”, algo que jamás podrá olvidar:

“Fue muy bonito, busqué a la persona que quería, me gustaba desde hacía tiempo, él no se lo creía, me dijo que yo también le gustaba y así fue. Aunque también tengo que decir que esa primera vez no sentí nada, estaba cardíaca, después me encontré a mí misma, es diferente la manera de entregarte, de seducir a un hombre, estaba más segura, tenía las ideas más claras. Antes de operarme sólo había tenido orgasmos anales. Me desvirgué con doce años, pero desde que me operé eso está cerrado por reformas, no entra nada ahí”.

Amor no podía dejar de repetir que el día de su operación de reasignación de sexo fue el más feliz de su vida, realmente entonces fue cuando sintió que ya era lo que siempre había soñado ser: una mujer completa:

“Siempre me miro en el espejo, siempre. Recuerdo el primer mes, cuando dormía desnuda me despertaba asustada de que pudieran verme el pene y lo pasaba fatal, luego cuando veía que tenía vagina me tranquilizaba. Después cuando me miraba al espejo me sentía realizada, completa, feliz, equilibrada con mi mente y con mi cuerpo. La primera persona a la que le enseñé mi cuerpo fue a mi madre, y a mi padre también se lo enseñé”.

El peor momento de su vida, el maltrato de su ex pareja Amor entró a ‘La Caja’ en un momento muy delicado para ella, poco tiempo después de haber roto con el que creía que había sido el amor de su vida:

“He vivido un momento de decepción muy grande por parte de mi ex pareja. Lo he amado con toda mi alma, pero no ha podido ser porque su familia no ha aceptado nunca nuestra relación. Estaba luchando contra algo más fuerte que yo, sus padres. Ellos no me querían por mi condición, porque trabajo en televisión y porque son cerrados de mente, no dejaron ser feliz a su hijo, porque yo sé que fue feliz conmigo”.

La relación iba muy bien hasta que Jose, su ex, quiso que sus padre conocieran a Amor:

“Me dijo que sus padres no me querían conocer, que no me aceptaban y que le habían dicho que si era maricón por estar conmigo, cuando si él estaba conmigo es por la gran mujer que soy. Yo lo pasé muy mal, vivíamos escondidos por si alguien nos veía y se lo decía a sus padres, no podía ir con el de la mano y menos darle un beso, fue terrible. Hay veces que pienso que el amor sólo se va a quedar en mi bonito nombre, porque siempre que me he enamorado lo he pasado fatal”.

El drama de la relación de Amor con su ex pareja no quedaba sólo en los problemas con los padres de él, ya que en los últimos momentos que estuvieron juntos la ex gran hermana vivió en sus propias carnes el infierno de los malos tratos:

“He soportado situaciones porque pensaba que iba a cambiar o no lo iba a hacer más, pero desde el primer momento que te faltan al respeto la relación deja de serlo, hay que decir basta, porque yo fui tonta y con 21 años soporté durante un año y medio a un hombre que me trataba como a una mierda y jamás lo volveré a soportar, porque si de algo me ha servido este episodio horroroso de mi vida es para hacerme más fuerte y cuando venga otro como él, reírme en su cara”.

Amor se derrumbó totalmente al recordar el infierno que vivió:

“ Tuve que soportar muchos episodios de maltrato por parte de mi ex. El peor día fue el de mi cumpleaños, yo pensaba que iba a ser el día más feliz de mi vida y él lo convirtió en la pesadilla. Ese día me hicieron una fiesta sorpresa, estaba él con todos mis amigos, cuando aparecí la gente se me acercaba y él me montó un espectáculo. Una cosa es que tengas celos, que yo también los tengo, y otra es que en medio de una discoteca me empieces a llamar puta, zorra. Yo cogí y me fui a mi casa, luego llegó él y me agarró del cuello, me metió en el cuarto y no quiero ni acordarme de todo lo que me hizo, porque es muy fuerte. Yo pensé que ese día no lo iba a contar”.

La ex gran hermana, entre lágrimas, aseguraba que de lo único que se arrepiente en su vida es de no haberle denunciado y cuando la policía lo denunció, no haber prestado declaración:

“Me he dado cuenta que no se puede estar ciega de amor, él ha sido la única persona que me ha hecho ver que se puede ser muy infeliz en esta vida, él me ha tratado muy mal, pero cuando me encuentre con otro individuo de estos, de los que se creen muy guapos no me volverá a pasar, porque él se creerá muy guapo, pero no le sirve de nada porque es una mierda de persona”.


Fuente: http://www.telecinco.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA HORA DEL VERMUT