SLIDER

jueves, 23 de agosto de 2012

MADRID ALGO MAS QUE CHUECA


Lo que voy a narrar a continuación es fruto de mi memoria y por eso puede que contenga algún error. Me gustaría que quien encuentre estos errores me lo haga saber para corregirlos. También puede aportar sus recuerdos y, o conocimientos del tema, serán aceptados y bien recibidos. Gracias.
MADRID GAY ALGO MAS QUE CHUECA.
Nadie duda a estas alturas del reconocimiento internacional del barrio de Chueca como epicentro de la vida abiertamente LGTB. Gracias en parte a la celebración anual del Orgullo.


Pero no empezó en Chueca. Y esperemos que no acabe en Chueca.

El GAY CLUB fue la sala de fiestas más innovadoras. Con sus atrevidos espectáculos de destape, de transformistas, desafiando día a día a los censores.  Cuentan los que allí trabajaron, que en los camerinos había unas luces rojas que les avisaban de la llegada de la policía, pero esa es otra historia que contaremos más adelante. Por ahí pasaron los mejores y más atrevidos artistas. Paco España, Sony, David Vilches, Pierrot....

A finales de los 70 y principios de los 80, el barrio de Chueca, y principalmente La plaza de Chueca, estaba sumido en un gran deterioro, debido al tráfico de drogas, la delincuencia la marginalidad, la prostitución. Poco quedaba del ambiente progresista de los últimos años de la dictadura y primeros de la transición.

No existían lugares de "ambiente" en esos años en Chueca. El colectivo gay, el más visible, frecuentaba el Cine CINE CARRETAS y el Cine Pleyel, que por aquellos años, estaban en pleno apogeo. Los primeros  pubs y discotecas de ambiente gay estaban situados fuera de Chueca, en la calle Alcalá, en Lavapiés, en Pueblo Nuevo, en la Latina. ¿Quien no se acuerda de O´clok, la primera discoteca abiertamente gay, sita en la calle Hermosilla 64, cuna y origen de las discotecas gays, Juan Sebastian, la Bubu, Larra, Dimas, Oliver, el primer Griffin´s, Alex y tantos otros.?

Las mejores y principales saunas, no estaban precisamente, ni están en Chueca, Las Comendadoras, Adán etc.

El primer local gay de la Plaza de Chueca, fue y es, porque aún existe y con el mismo nombre Sacha´s, muy frecuentado por algunos de los marielitos llegados de Cuba en aquella época. Ahora creo que la clientela es básicamente femenina.

Después se fueron ocupando locales vacíos, abandonados al deterioro, viejos y con viejas fachadas. Los empresarios del naciente colectivo gay vieron las posibilidades que reunía el barrio. Muy céntrico, pegadito a la Gran Vía, con buenas comunicaciones de transporte y, poco a poco fueron abriendo locales de ambiente en las calles circundantes a Chueca: Chandal, la Viznaga, Bachelor. A estos les siguieron los que se han convertido en los más emblemáticos de la zona, Blanco y Negro, Rimmel y lo que ahora es Garbo, el mismo local que  ha tenido ya, al menos cuatro nombres: Metal, Daniel´s, A Noite...

Los cafés de tertulia y ligoteo tampoco estaban en Chueca, El famoso Café Gijón, en el Paseo de Recoletos y el otro,  cuyo nombre no recuerdo bien, en La Glorieta de Bilbao o el situado en Lavapiés.

El primer café reconocídamente de ambiente gay, sí se abrió en la zona de Chueca, en una de las esquinas de la calle Figueroa con la calle Hortaleza y que permanece casi igual que hace más de 30 años. Fue un bombazo esa apertura, como un auténtico café, habría al mediodía y ya no había que esperar para quedar con los amigos tarde. Siempre estaba lleno a cualquier hora, los fines de semana era muy difícil encontrar sitio.

Ya no digamos, claro de las zonas de cancaneo, llamadas ahora  cruising, adoptando, como casi siempre palabras de fuera. De punta a punta de Madrid, La Avenida de América, Ventas, El Paseo de Recoletos, Legazpi, El Retiro, el Parque de Atenas, El Templo de Deboth, La llamada finca de Papá, en La Dehesa de la Villa y La Casa de Campo. El mejor sitio era el Obelisco, el monumento al soldado desconocido, frente a La Bolsa. En invierno, en verano, nevando o lloviendo, con frío o con calor y a cualquier hora, de día y principalmente de noche, siempre había decenas de personas dando vueltas al monumento, en busca del amor furtivo y ocasional.



Al final este escrito se ha convertido en una guía gay, cuando lo que yo quería decir es que somos muchos los que amamos Chueca y nos llenamos la boca de Chueca, sin querer darnos cuenta de que, siempre hubo, hay y habrá vida MAS ALLA DE CHUECA en Madrid.

(Este modesto artículo está sujeto a modificaciones, a medida que me vayan llegando, sujerencias o cualquier aclaración sobre lo escrito )
Dresán

2 comentarios:

  1. Me gusta. Me trae muchos recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. que recuerdos los de la discoteca o/clock.Represento mi primer contacto con otras personas como yo, homosexuales.En aquella época no era tan natural como ahora los contactos entre hombres, e incluso todavía te pedían el DNI en sitios como el obelisco.Dona summer fue mi banda sonora y la promiscuidad mi razón de vivir.Una hepatitis su primer resultado(por lo menos me obligo a adoptar precauciones y evito que me contagiara el sida).DEsde entonces,me converti en un adicto sexual hasta que la edad me ha tranquilizado bastante en ese sentido.Pero recuerdo con enorme nostalgia el desenfreno de las saunas, los chaperos de carretas y la calle almirante, la piscina el lago (puente del manzanares),y un negro en la discoteca o/clock que me llevo mas de un año acostarme con el.

    ResponderEliminar

LA HORA DEL VERMUT