miércoles, 26 de septiembre de 2018

Entrevista a Eduardo García/ANGEL ESTÁ DE REGRESO




Después de dos años de ausencia, regresas a las tablas con “Ángel está de regreso”, un nombre simbólico si tomamos en cuenta que también Eduardo García está regresando al mundillo literario.  ¿A qué se debió tu ausencia por todo este tiempo?

Pues es que necesitaba tomarme esas vacaciones.  Piensa que desde que empecé a publicar, en el año 2007, no paré de publicar hasta hace dos años.  Publiqué al menos una novela por año, completando ocho novelas y tres libros de relatos.  Si a esto le sumas la columna que tenía en una revista digital, es que era un no parar.  Necesitaba un tiempo para mí, para poder leer, ver películas, series, hacer algo de vida social.  Estaba agotado y no quería quemarme.

Entiendo que no te dedicas solamente a escribir, que no vives de la escritura.

¡Para nada!  ¿Quién vive de la escritura?  Ni se me pasa por la cabeza.  Por eso escribo con la tranquilidad que lo hago, porque no espero con ansias a que me compren y me lean.  Obviamente, es un placer saber que me leen, pero simplemente espero con calma a que mi literatura llegue a quienes tenga que llegar.  No es algo que me preocupe mucho.  Incluso alguien me dijo hace unos días atrás que mis libros son “literatura de culto”, algo así como esas películas independientes o de Serie B que existen pero no llega a todo el mundo.

¿A qué te dedicas entonces?

Soy profesor de Yoga y Sonoterapeuta.  De eso vivo y la verdad es que es algo que me llena mucho.  Quiero seguir escribiendo, claro, pero lo haré mientras lo disfrute, mientras tenga algo que contar.

Es un alivio poder escribir sin la tensión de vivir de eso.

¡Totalmente!  Lo hago porque me gusta, porque me encanta.  Por eso no entiendo a la gente que, en lugar de disfrutar de mis novelas, me contacta para decirme que para llegar a más público mis novelas deberían de ser de “tal” o de “cual” manera.  Yo aspiro a que me lean y me disfruten, no a que me den charlas de cómo escribir.  De eso ya me encargo yo.

Haces muy bien.  Ahora cuéntanos algo de “Ángel está de regreso”  ¿Qué podemos esperar con esta nueva novela?  ¿Qué sorpresas nos traes?

JeJeJe, pues exactamente eso, sorpresas.  JeJeJe…  Bueno, hablando en serio, es una novela de la que me he enamorado totalmente.  Me fascinan los personajes, me gusta la trama, me gusta todo lo que salió de ahí.  Amé al personaje de Ángel.

¿Es tan fuerte como tus novelas anteriores?

Pues es diferente.  “Ángel está de regreso” tiene mi sello, posee mi manera de contar las cosas, mi humor negro, y esas escenas subidas de tono que a muchos excita.  Pero al escribirla, he notado un cambio en mí, me he dado cuenta de que no soy capaz de escribir cosas como las que escribí antes.  Eso me hizo darme cuenta de una nueva madurez en mí, incluso de una tranquilidad que me encanta.  Antes escribía con rabia, exorcizando por medio de la escritura todos mis demonios, limpiándome.  Ahora lo sentí diferente, escribí desde otro lugar, y eso me gustó mucho.

¿Cómo definirías esta nueva novela?

Es una novela con un toque de algo que me encanta, y es el realismo mágico, novelado y gótico.  Tiene sus momentos de oscuridad, pero sobre todo, de mucha humanidad.  Te podría decir que es una especie de canto a las relaciones interpersonales.

¿Dirías que es tu mejor novela?

Cada una de mis novelas me ha dado algo diferente, cada una de ellas las escribí en el momento de mi vida en el que necesitaba escribirlas.  Todos son muy especiales ya que todas me han aportado algo diferente.

¿Podrías decir algo muy breve de cada una de tus novelas?

¡Claro!  “Feliz cumpleaños, te quiero”, mi primera novela, definió una época inocente de mi vida a la que sé que nunca volveré.  “Días felices” fue mi primera novela rabiosa, bastante fuerte.  “Adagio” es la más oscura de mis novelas, es desgarradora, incluso hay escenas que vuelvo a leer y me aterran.  Cuando la escribí, vivía un momento muy gris.  Después vino “Este amor que hay que callar”, que es muy maricona, con mucho brillo, mucho color, mucho tranformismo y mucho gay.  “Despedida de soltero” comenzó como un relato corto que luego se convirtió en novela.  La escribí en forma de comedia, y es bastante romántica.  Lo que más me sorprendió fue la acogida tan pero tan grande que tuvo, pues no lo esperaba sinceramente.  

Y después vino tu famosa trilogía.

¡Ufff!  Lo de la trilogía de “Las fieras” fue algo increíble, ¡increíble”.  Escribí “Las fieras” como un homenaje a las telenovelas de los años setenta, que eran en blanco y negro y me encantaban.  Disfruté tanto pero tanto escribiéndola que nunca se me pasó por la cabeza que iba a tener tanta aceptación.  Y fue tanto así que hice la precuela, “Las almas perdidas”.  Pero la gente quería más de esa saga, y los personajes se me aparecían en sueños pidiendo más.  Así que escribí la secuela, “El paraíso de los herejes”.  Esa es la historia de la trilogía que me ha producido tantos buenos momentos.

¿Y qué me dices acerca de los libros de relatos?

Fueron un experimento, y a bastante gente le gustó, pero no tuvieron tanta acogida como mis novelas.  Creo que lo mío son las novelas, tener la oportunidad de desarrollar la trama, ¡qué sé yo!  Cada uno con lo que se sienta cómodo.  No me veo por ahora escribiendo más relatos.

¿Por qué recomendarías leer tu nueva novela?

Pues porque marca una nueva época en mi vida literaria, porque es una novela fresca, con personajes entrañables y sobre todo que la he hecho con muchísimo amor.  La particularidad de esta novela, es que hay mucho más diálogo entre los personajes que en mis novelas anteriores.  Lo hice así porque mis personajes pedían hablar, pedían expresarse, querían contar ellos la historia.  Yo, complaciente como soy, pues los dejé hablar.

¿Se convertirá esto en la trilogía de Ángel?

Pues aún no lo he pensado, pero creo que la historia tiene mucho más para dar.  Los personajes aún siguen pululando y eso ya me dice algo.

¿Dónde la podemos encontrar?

Como todas mis novelas, está en la plataforma de Amazon, tanto en papel como en digital, y a nivel mundial.

Gracias por tu tiempo, Eduardo.

Gracias a ustedes por el apoyo y el cariño de siempre.






1 comentario: